Controles médicos antes del parto

 

Cuando se va acercando la fecha del parto te realizarán una serie de exámenes médicos importantes para tu salud y la de tu bebé. Los médicos querrán comprobar que tu bebé sigue creciendo bien dentro del útero, que no le falta líquido amniótico y comprobarán que la placenta no haya envejecido y se encuentre en buen estado.

Entre las pruebas que te someterá tu ginecólogo antes de dar a luz se encuentran las siguientes:

  • Ecografía: En esta ecografía se verá si el bebé está bien colocado para nacer, con la cabeza hacia abajo, se comprueba la cantidad de líquido amniótico , tanto si hay mucho o poco, y el estado de la placenta. Con estos datos se puede saber cómo está el bebé y si hay algún problema, intentar resolverlo antes del parto.
  • Análisis de sangre: Se cuentan los hematíes, glóbulos blancos, azúcar, hemoglobina etc.. También se harán pruebas de coagulación, para evitar las posibles hemorragias en el parto tras que se desprenda la placenta y quede la herida en el útero, es importante que la coagulación de la madre sea buena si no podría sufrir una gran hemorragia. Sin embargo, si por el contrario la coagulación es muy alta hay riesgo de trombosis, pero se puede prevenir con medicación. Si te ponen la epidural en el parto y tu coagulación no es buena, se puede formar un hematoma en la zona de la punción y acarrear complicaciones. Esta prueba suele hacerse entre las semanas 35 y 37.
  • Exudado vaginal: En una muestra de exudado vaginal se busca la posible presencia de Streptococus agalactiae. Si diera positivo habría que administrar penicilina a la madre durante el parto para evitar que contagie al bebé en cuanto nazca. Se aplican dosis de penicilina cada cuatro horas, para mantener la infección controlada, es muy peligroso para el bebé si se contagiase. Y aunque el parto sea por cesárea habrá que prevenir la posible infección del bebé si la mamá da positivo. El exudado se hace entre la semana  35 y 36 de embarazo.
  • La monitorización fetal o cardiotocografía: Se coloca un cinturón con dos sensores en el abdómen de la embarazada para registrar en un papel los latidos del corazón del bebé y las contracciones uterinas si se tienen.  Aquí se observa la reacción del corazón del bebé ante las contracciones uterinas, durante las cuales el flujo sanguíneo es bajo. También se detectan los movimientos del bebé.  No tiene por qué ser que los latidos del corazón del bebé disminuyan durante ls contracciones uterinas, pero si fuera así los registros lo notarían y el médico puede valorar lo que esté ocurriendo. Si el bebé está dormido los latidos del corazón serán más lentos, es por eso importante mantener al bebé despierto, a veces la matrona o el médico te dará a tomar algo dulce que suele volver a los bebés hiperactivos, y si aún así no se despierta, te moverán el vientre para forzarle a que se despierte.
  • Amnioscopia: Esta prueba no es rutinaria, sólo se realizará si se detecta alguna anormalidad en los registros de la monitorización fetal. Se introduce un pequeño tubo por la vagina, el llamado amnioscopio, para ver el color del líquido amniótico.  Si el líquido está teñido o de un color verdoso, significa que el bebé ha hecho caca y que puede tener pérdida de bienestar, lo que el médico hará será inducir el parto; posiblemente empezará por usar el tubo para romper la bolsa del líquido amniótico lo que acelerará las contracciones y te pondrán un gotero con oxitocina para estimular las contracciones y acelerar el proceso del parto.
  • Consulta con el anestesista: Cuando se va acercando la fecha del parto es importante que hagas esta visita al anestesista que te hará un reconocimiento médico y te infromará sobre la epidural. Debes hacerle saber todas tus dudas y tu estado físico, si tienes la tensión alta, diabetes gestacional, alguna lesión de espalda que pueda complicar la epidural…  Además por si te tuvieran que hacer una cesárea de urgencia o si ya está programada por complicaciones de salud, el anestesista te hará unas pruebas para ver tu estado de salud general, tu corazón, si eres obesa, un electrocardiograma; por si se dal el caso en que tengan que administrarte anestesia general.

Speak Your Mind

*